© 2016 por la Asociación Aeroespacial de la ESIME Ticomán

March 30, 2018

Please reload

Recent Posts

¿Qué tan lejos estamos de Trappist-1?

March 21, 2017

El pasado 22 de Febrero, la NASA dio a conocer la noticia de un nuevo hallazgo realizado por un equipo de investigadores del Instituto de Astrofísica y Geofísica de la Universidad de Lieja en Bélgica. 

Fuente: https://www.nasa.gov/sites/default/files/thumbnails/image/5_lineup_pia21422-png.png

 

Los responsables de este hallazgo encontraron, a 40 años luz de distancia, en la constelación de Acuario, una curiosa enana roja (un tipo de estrella muy común en el universo). La ahora nombrada Trappist-1 (en honor al telescopio que la descubrió, el telescopio TRAPPIST-Sur) posee orbitando al rededor de ella a 7 exoplanetas, de los cuales 3 se encuentran en una zona que, en el campo gravitatorio de su estrella, es considerada propicia para resguardar vida. A esta zona se la ha llamado "Ricitos de oro" y es la ubicación precisa en donde los planetas no se encuentran ni demasiado cerca de su estrella como para ser completos infiernos (como en el caso de Venus y Mercurio en nuestro sistema solar), ni demasiado lejos como para considerarse bloques de hielo orbitantes (como lo son Urano y Neptuno), sino a la distancia exacta y casi milagrosa en la cual la vida podría desarrollarse, justo como la nuestra en la tierra. A los 3 explanetas que se encuentran en la zona Ricitos de oro se les ha etiquetado como e, f, y g pero se dice que los 7 planetas podrían llegar a tener agua líquida en sus superficies.                                                                                                                                                                                                               

 

Fuente: https://www.nasa.gov/sites/default/files/thumbnails/image/4_cover_pia21421-png.png

 

El reciente descubrimiento, sorprendente sin duda alguna, da razón a la vieja suposición de que no podemos estar solos en este vasto universo, no sólo eso, aumenta las posibilidades de encontrar vida en otros planetas. 

 

Aunque ya nos han asegurado que varios de estos planetas podrían tener las condiciones adecuadas para albergar vida, los científicos aun no pueden aseverar con la misma certidumbre que, de ser alcanzado el sistema de Trappist-1, podríamos llegar a encontrarnos con organismos vivos. Para ello, primero tendríamos que alcanzar la estrella y, aunque ciertamente ya conocemos la cantidad de años luz a la que se encuentra de nosotros (40), ¿comprendemos en verdad qué tanta distancia tendríamos que recorrer para llegar a ella?.

 

¿Qué tan lejos estamos de Trappist-1?

 

Para darnos una idea de cómo se miden las distancias en la inmensidad del universo es necesario comenzar por introducir la unidad universal y básica que es un año luz. Un año luz es, en pocas palabras, la distancia que la luz recorre en un año. Aproximadamente, la velocidad de la luz es de 300,000,000 m/s, tomando este valor en cuenta, podríamos afirmar que un año luz equivale a 9,460,800,000,000 km. Esta es la misma distancia que se recorre yendo de la tierra al sol (y de regreso) unas 63,240 veces. O la misma que resultaría de darle la vuelta a la Tierra sobre su ecuador unas 236,077,355 veces, una considerable cantidad si consideramos que completar una simple vuelta a la tierra nos llevaría 5 días en un formula-1.

 

Sin embargo, Trappist-1 no se encuentra a sólo un año luz lejos de nosotros sino a 40. Una distancia que, por otra parte, también podría considerársele relativamente corta si la comparamos con las desmesuradas medidas que podemos encontrar en el universo, como lo es el diámetro total de nuestra galaxia, la Vía Láctea, el cual es aproximadamente de 100,000 años luz, ¡100,000 años luz!.

 

Fuente:

https://www.nasa.gov/sites/default/files/thumbnails/image/exoplanet20170223b.png

 

 

En efecto, las distancias que nos separan de los distintos cuerpos celestes en nuestra galaxia y en el universo suelen ser monumentales aunque proporcionales, tal vez, al tamaño (aun indefinido) del propio universo. Naturalmente, si queremos recorrer distancias tan largas como éstas, tendremos que tener acceso a vehículos excepcionalmente veloces. Actualmente, la  velocidad más alta alcanzada por un objeto diseñado por los humanos es de 15,480 km/h lo que corresponde al  0.0014% de la velocidad de la luz, una velocidad con la cual tardaríamos 69,768 años en llegar a Trappist-1.

 

Es considerando dilemas como éstos que, dentro de los planes contemplados a futuro en el campo aeroespacial, se encuentra el proyecto Starshot. Este consiste en mandar pequeñas sondas espaciales que sólo pesen unos cuantos gramos acopladas a velas solares que serían aceleradas por medio de láseres desde la tierra, lo cual podría dar velocidades de hasta un 20% de la velocidad de la luz, una velocidad con la cual solo tardaríamos 200 años en llegar a Trappist-1 una cifra aún grande y sin embargo un poco más esperanzadora que la de 70 mil años.

 

Starshot Fuente:

https://breakthroughinitiatives.org/Initiative/3

 

No obstante, las cifras y comparaciones ya descritas son fruto de simples operaciones hechas con datos de la tecnología actual y de los diseños a futuro; quién sabe, tal vez en futuro no muy lejano anuncien una nueva tecnología que logre llevarnos a Trappist-1. Tal vez sea en los próximos 50, tal vez en un poco más, o tal vez incluso lleguemos a encontrar otro sistema similar al de Trappist-1, uno más cercano de lo que nos podríamos imaginar. 

 

Milky Way Over the Spanish Peaks  Creditos: Astronomy Picture of the Day Fuente: https://apod.nasa.gov/apod/image/1605/SpanishPeaksMW_Pugh_1676.jpg

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square