© 2016 por la Asociación Aeroespacial de la ESIME Ticomán

March 30, 2018

Please reload

Recent Posts

Explorer 1: El inicio de la carrera

January 31, 2017

 

El día de hoy se cumplen 59 años del exitoso lanzamiento del primer satélite estadounidense: el Explorer 1. Este no sólo fue la respuesta al primer satélite soviético y también primero en la historia, el Sputnik I, sino también la declaración oficial del comienzo de una carrera que se suscitaría entre dos naciones enemigas que buscaban demostrar una a la otra su superioridad tecnológica. ¿La meta?, alcanzar lo desconocido hasta ese entonces: el espacio. 

 

El éxito de los lanzamientos del Sputnik I en octubre de 1957 y el Sputnik II en noviembre de ese mismo año sembró intranquilidad entre los estadounidenses; los comunistas no sólo se habían adelantado y dejado atrás a los norteamericanos apenas iniciada la carrera, con sus exitosos lanzamientos, los soviéticos también habían logrado perfilarse como los pioneros en las ciencias espaciales. El gobierno estadounidense se dio cuenta, entonces, de que la única forma de darle sosiego a su gente era dándoles también un satélite que lograra llegar al espacio. 

 

Así fue como, bajo gran presión, el presidente Eisenhower aprobó la construcción de un nuevo satélite bajo la dirección del ejercito y del Jet Propulsion Laboratory (JPL), construcción que los titulares declaraban sería completada en tan sólo 90 días. 

 

 

Fuente: http://heasarc.gsfc.nasa.gov/Images/explorer/explorer1.gif

 

 

Así pues, fue iniciada la construcción del Explorer 1, cuyo diseño fue ideado por un grupo de científicos supervisados por el Dr. James Van Allen de la Universidad de Iowa. El científico, junto con su equipo, previamente se habían dedicado al estudio de los rayos cósmicos y la física atmosférica. Fueron ellos quienes decidieron que el instrumento científico que caracterizaría al Explorer 1 sería un contador Geiger; un instrumento especializado en la detección de los iones de alta energía y electrones. Con esto, el objetivo sería el de equipar al satélite norteamericano con un detector de rayos cósmicos que le hiciera posible medir la radiación al rededor de la tierra. 

 

La construcción del Explorer 1 fue finalizada en tan sólo 84 días. El satélite  fue montado al cohete Jupiter-C, previamente construido, el cuál tuvo que ser modificado para el Explorer 1. Este satélite finalmente fue lanzado exitosamente, y para tranquilidad de los estadounidenses, el 31 de enero de 1958. 

 

Gracias al éxito del Explorer 1, se revelaron medidas de rayos cósmicos mucho más bajas de las esperadas. Van Allen meditó, entonces, la posibilidad de que el contador Geiger hubiera sido saturado por una radiación muy intensa proveniente de lo que él pensó era un cinturón de partículas cargadas, partículas  que se encontraban en la órbita terrestre, atrapadas ahí por influencia del campo magnético de la tierra. Las suposiciones de Van Allen resultaron acertadas. La teoría de estos cinturones de radiación fue confirmada con la información recopilada por el Explorer 3, lanzado dos meses después. En honor a su descubrimiento, los cinturones llevan ahora su nombre: cinturones de Van Allen.

 

El Explorer 1 estuvo en órbita con un perigeo de 354 kilometros y un apogeo de 2515 kilometros. Completaba una órbita cada 114.8 minutos con lo cual lograba 12.54 órbitas por día. El satélite hizo su transmisión final el 23 de mayo de 1958 para días después quemarse en la atmósfera de la tierra durante su entrada el 31 de marzo (Loff, 2015). 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square