© 2016 por la Asociación Aeroespacial de la ESIME Ticomán

March 30, 2018

Please reload

Recent Posts

¿Podría Trump repetir el ambicioso proyecto de JFK de enviar gente a la Luna en preparación para enviar humanos a Marte?

January 21, 2017

 

 

Para los lectores impetuosos ofrecemos una inmediata respuesta a la cuestión puesta en nuestro titulo: Ciertamente no, al menos en el discurso inaugural. Tal vez después. Por tradición las inauguraciones son ampliamente temáticas y no especificas. El presidente electo Donald Trump estuvo estudiando las inauguraciones pasadas según sus ayudantes, por lo que entendió que esto no es una dirección del Estado de la Unión con una lista de tareas de lavandería.

 

Dicho esto no sentimos ninguna vergüenza al especular sobre Trump y Marte. Es plausible que Trump pueda hablar sobre una misión a Marte en algún momento de un futuro muy cercano.

 

Para principiantes Elon Musk, el fundador de SpaceX y Tesla, hizo dos viajes a la Torre Trump. Se reunió al menos una vez con Trump, y se nos dice con seguridad que hablo sobre Marte y las asociaciones publicas y privadas.

 

Como reportamos varias veces, Musk y su gente en SpaceX tienen el osado sueño de colonizar Marte, y ellos creen que pueden lanzar la primera misión humana a la superficie del Planeta Rojo tan pronto y sea 2024 – Cuando Trump, si es reelegido, aun estará en la Casa Blanca. (Tenemos entendido que Musk también hablo con Trump sobre otros asuntos, incluyendo la necesidad de una red inteligente – el tipo de infraestructura que daría un impulso al negocio de la energía solar, en el que Musk es líder a través de sus inversiones en la compañía Solar City.)

 

Musk no comparte la misma visión política que Trump, pero ambos hombres han tenido éxito como motivadores. Aquellos de nosotros que somos realistas podremos poner los ojos en algunas de las propuestas mas ambiciosas y extravagantes de Musk – Incluyendo su deseo de construir una flota de gigantes naves espaciales tomando 100 personas al mismo tiempo hacia Marte como parte de los riesgos de colonización comercial – pero tenemos que reconocer que este tipo de pensamientos es emocionante para los jóvenes ingenieros, a pesar de que en cierto sentido la NASA ha hecho mucho mas difícil el enfoque incremental de los vuelos espaciales con humanos de lo que es.

 

Trump entiende el poder de una gran idea, y el apalancamiento que puede venir de un culto a la personalidad. Esta interesado en el voto que puso John F. Kennedy de enviar humanos a la Luna. Hablo a principios de este mes en la Torre Trump con el historiador Douglas Brinkley.

 

“El reflexiono en como el programa Apolo reunió al país”, Brinkley hablo con el Washington Post esta semana en una entrevista telefónica. “Capturo el espíritu de los americanos. Esa es la palabra que uso `Espíritu’.”

 

Los Estados Unidos son aun el único país en poner un hombre en la Luna, y el único país en aterrizar una nave espacial completamente funcional en Marte. “Ese es el excepcionalismo americano” dijo Brinkley.

 

Pero el no piensa que Trump valla a hablar de las misiones espaciales en su discurso inaugural.

 

“El probablemente diga algo vago y moralmente constructivo acerca del ambicioso proyecto en su discurso inaugural, pero si se mete en algo mas especifico, eso me parecería de ultima hora”, dijo.

 

Una de las razones por las que probablemente no menciona un propósito especifico como ir a Marte es por que desencadenaría conversaciones y cobertura mediática acerca del costo. La etiqueta del precio seria para dejar la boca abierta. Trump podría verse como un gran gastador y eso no tendría felices a los Republicanos.

 

Lo es mucho mas probable es que Trump y los republicanos abrazen la idea de regresar a la Luna como trampolín a una misión a Marte.

Eso es lo que el presidente George W. Bush quería hacer, y puso a su equipo de la NASA a trabajar en elaborar un programa lunar, llamado “Constellation”. Obama mato la idea, diciendo que ya se había estado allí. Pero los Republicanos aun tienen la luna en la mira. Trump deberá buscar un marco retorico para vender este ambicioso proyecto sin que sea etiquetado como una repetición del programa Apolo. 

 

Via The Washington Post. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square