© 2016 por la Asociación Aeroespacial de la ESIME Ticomán

ANTECEDENTES

 

El inicio de México en la exploración espacial fue casi simultáneo al de los rusos, tan solo dos meses después del lanzamiento del Sputnik I el 4 de Octubre de 1957, profesores de la Escuela de Física de la Universidad de San Luis Potosí, lanzaron el primer cohete sonda mexicano, la misión de dicho cohete era conocer las propiedades de la atmósfera, lo llamaron "Física I" y alcanzo una altitud de aproximadamente dos mil quinientos metros de alcance.​​

Entre 1959 y 1960 la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), bajo la dirección del Ing. Walter Cross Buchanan, inicia la construcción de cohetes de combustible liquido, a estos cohetes los llamaron SCT-1 y SCT-2 llegando entre cuatro mil y veinticinco mil metros de altura, respectivamente.

En 1962 el presidente Adolfo López Mateos, un visionario que observo la importancia de que México tuviera un pie en el espacio creo la Comisión Nacional del Espacio Exterior (CONEE), la precursora de la actual Agencia Espacial Mexicana.

Entre 1963 y 1967 continuar los lanzamientos de cohetes sonda en San Luis Potosí, desde un lugar de lanzamiento al que bautizaron como "Cabo Tuna".

En 1968 se realizan los Juegos Olímpicos en México y fueron estos los primeros transmitidos a color vía satélite a todo el mundo, esto gracias a la infraestructura de satelites comerciales de telecomunicaciones y la Estación Terrena de Tulancingo, Guerrero, la mas grande del mundo en su tiempo y que actualmente todavía opera.

Durante todos esos años de 1967 a 1975, la CONEE construyo cohetes como el Mitl 1 que ascendió 50 kilometros, y el Mitl 2 que llego a una altura de 120 kilometros de altura por encima de la conocida linea de Kármán que separa el espacio aéreo del espacio exterior.

Pero desgraciadamente en 1977, gente con menos visión desapareció la CONEE y con ello mucho de los avances en exploración espacial que llevaba México.

En los años 90, estudiantes de la UNAM desarrollaron un microsatelite, el UNAMSAT-B, que fue lanzado en un cohete ruso, y es hasta la fecha el unico satélite construido por Mexicanos que ha estado en órbita.

Info. via CONACyT Prensa "http://conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/4714-historia-de-la-astronautica-en-mexico-del-sputnik-i-a-la-agencia-espacial-mexicana"
PANORAMA ACTUAL DEL IPN

 

Hace 6 años en 2010 se crea la Agencia Espacial Mexicana, bajo la presidencia de Felipe Calderón, actualmente cumple con una fuerte labor en difusión científica y capacitación de personal en altas especialidades aplicadas al sector espacial.

 

En ese mismo año la UNAM crea su Unidad de Alta Tecnología en Juriquilla Querétaro, estas instalaciones además de ofrecer posgrados y dedicarse a investigación espacial, laboran un laboratorio completamente equipado para pruebas de satélites, con maquinas únicas en el país.

 

El IPN buscando no rezagarse aún más en materia espacial crea el Centro de Desarrollo Espacial, organismo que actualmente solo cumple labores administrativas y de capacitación en la colonia centro de la ciudad.

 

En 2015 con el apoyo de la dirección de la Facultad de Ingeniería los alumnos promueven la creación de la AAFI la Asociación Aeroespacial de la Facultad de Ingeniería, actualmente cuenta gran cantidad de miembros y están trabajando en diversos proyectos para concursos nacionales e internacionales.

 

En ese mismo año ESIME Ticoman estrena su maestría en ingeniería aeroespacial, de la cual se tiene muy poca difusión debido a que por ejemplo datos de estadística de la Agencia Espacial Mexicana no la están contemplando.

Para México el crecimiento de la industria aeroespacial tal vez no ha sido a pasos agigantados comparado con otras naciones, aunque en estos tiempos…  quizá las cosas comiencen a cambiar.

Actualmente se tiene el dato de que en el país hay 300 empresas del sector aeroespacial, de las cuales un 20%  es dedicado a ofrecer servicios de diseño e ingeniería y un 80% que se dedica a la manufactura y operación. Poco a poco va creciendo la industria, lo cual abre nuevas oportunidades para el país.

Para evitar el rezago en esta materia, se debe  comenzar a dar fomento de estos temas al menos nivel estudiantil y así al paso del tiempo el país tenga una base sólida. Haciendo  que de esa manera en el futuro se pueda competir junto con otras naciones  y logremos sobresalir en materia aeroespacial.

El Instituto Politécnico Nacional es reconocido como sobresaliente en la rama de ingeniería y que Esime Ticoman es una de las mejores universidades a nivel nacional en la industria aeronáutica.

ANÁLISIS DE CAPACIDAD DEL SECTOR AEROESPACIAL MEXICANO